Como no hay un cumpleaños de la tierra porque nadie sabe con exactitud cuando fue creada, tenemos un Día Internacional de la Tierra.

En mi peregrinaje a través de montañas y suelos grises (“Sarah no estaba muerta, andaba de parranda…”) encontré panfletos y reliquias que guardé para mi. Este momento es, sin duda, un momento para compartir y reflexionar. La casa es de todos nosotros y cada uno de nosotros decide qué hacer por ella. Todos hemos recibido encargos de este tipo, todos tenemos poder para generar cambios, pero muchos de nosotros preferimos optar por cerrar la caja.

Feliz día del hogar.

Tags:

Anuncios