Esto no es ninguna propaganda para Starbucks (aunque sí es uno de mis sitios favoritos, BTW.. 🙂 ) pero justo hace una hora compré un chocolate caliente y encontré esta pequeña historia en el envase..

 ***********************************************************

“En un autoservicio de Starbucks en Riverside, California, un cliente espontáneamente decidió comprarle una bebida a la persona que se encontraba en fila detrás de él. Esta persona, sumamente contenta, decidió también comprarle una bebida a la persona de atrás, quien hizo lo mismo, nuevamente. Lo que se percibió en el ambiente, entonces, fue una sorprendente transmisión de alegría en cadena que involucró hasta 7 autos en la misma fila…”

*****************************************************************

Un simple gesto como este puede tener una respuesta muy positiva en las personas, mucho más si son personas que no conocemos, ya que nadie espera nada de alguien que no conoce, y es la mejor manera de demostrar que alguien importa sólo por existir en ese momento y en ese lugar. Tal vez sea la manera de ir cambiando el mundo de a poquitos desde donde sea que nos encontremos.

Tags:

Anuncios